Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Lunes 15 de octubre de 2018

Salta: Estudio reveló que a menor educación las personas son más propenas a enfermedades graves

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
13 de abril de 2018

Una persona con menos de siete años de escolaridad tiene casi tres veces más de probabilidades de desarrollar el Síndrome Metabólico (SM) que una que complete sus estudios secundarios. Esa es una de las conclusiones a las que llegaron Susana Gotthelf, Claudia Tempestti y Patricia Rivas, médica, trabajadora social y bioquímica respectivamente, e investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Nutricionales de Salta.

En 2014, el equipo participó de la Encuesta Nutricional de Capitales del NOA, en la que se estudiaron 620 hogares y más de 3000 personas, de acuerdo a una serie de variables que incluyeron, entre otras, el nivel educativo y la incidencia de una serie de enfermedades.

En un artículo publicado el mes pasado en la Revista de la Federación Argentina de Cardiología. Gotthelf, Tempestti y Rivas estimaron la prevalencia del SM en relación con el nivel educativo en adultos de la ciudad de Salta. Se evaluaron 485 personas de ambos sexos y este síndrome apareció en el 18,8% de los casos, y más de veces en los varones y en quienes tenían menores niveles educativos.

"Tomamos como indicador el último nivel de educación (NE) formal alcanzado, sea primario o secundario, y de esta manera conseguimos que los resultados sean comparables con otros estudios", explica Tempestti. "Nuestro principio es que el NE indica tener mayor o menor cantidad de herramientas para tomar decisiones más adecuadas en cuanto al cuidado de la salud. La educación te permite tomar decisiones adecuadas o no, tener oportunidades laborales o no, y acceder o no a una mejor alimentación", explica la trabajadora social en una charla con LA GACETA.

¿Qué es el Síndrome Metabólico?

El síndrome metabólico es un grupo de afecciones que incluyen el aumento de la presión arterial, azúcar alta en la sangre, exceso de grasa corporal alrededor de la cintura y niveles anormales de colesterol o de triglicéridos, todas las cuales ocurren en simultáneo y que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y diabetes.

"Las enfermedades cardiovasculares están entre las principales causas de muerte en el mundo, y entre los factores que las propician están la etnia, las predisposiciones genéticas y también los hábitos de vida, el acceso a actividades físicas y la educación alimentaria", dice Susana Gotthelf y agrega que en la encuesta realizada en 2014 se conoció que el 65% de la población muestreada tenía sobrepeso y obesidad en Salta.

"Lo que vimos en Salta es que aparecen indicadores de sobrepeso y obesidad en edades muy tempranas, lo mismo que sucedió en un estudio sobre la incidencia de la anemia en la población", apunta Rivas y agrega que esta enfermedad aparece en edades muy tempranas, incluso desde los seis meses de vida.

"Empezamos a ver mucha más obesidad y eso es preocupante, por todas las complicaciones asociadas", agrega Gotthelf, y entre ellas señala la hipertensión, el cáncer, la diabetes.

Mal educados, mal comidos

Uno de los resultados que llamó la atención de las investigadoras fue que el 78,4% de la población estudiada tenía hasta 11 años de estudio, es decir, menos que los que se necesitan para terminar el secundario. "Esto quiere decir que apenas superaron el tercer año del secundario o alcanzaron a terminarlo. Si bien es alto el porcentaje con hasta 11 años, son muy pocos los que superaron ese límite o accedieron a estudios terciarios o universitarios", dice Tempestti. "En esta sociedad, para poder sobrevivir tenés que tener 15 años de educación formal o más. En nuestra población se pudo demostrar que a menor nivel educativo había una mayor prevalencia de síndrome metabólico", agrega.

Cuestión de probabilidades

El estudio de las investigadoras salteñas es, sin embargo, una aproximación a probabilidades y Gotthelf lo explica con cifras: "lo que se midieron fueron las probabilidades de presentar el Síndrome Metbólico, y en el caso de la población estudiada se comprobó que cuando el nivel educativo era de menos de siete años de estudios formales, la probabilidad de tener este SM era 2,88 veces mayor que si hubieras tenido un nivel educativo mayor", dice.

"A menor nivel educativo, por lo tanto a menor nivel socioeconómico, la prevalencia del SM se incrementaba. Esto significa la demostración de lo determinantes que son las circunstancias sociales y económicas de la población", apunta Tempestti. "Hacemos una interpretación de los datos con una mirada social", agrega.

La vida en riesgo

La incidencia del SM es además un indicador de los riesgos que aparecen en el mediano y largo plazo para las personas y hogares afectados. "En el caso de la prevalencia de la obesidad y el sobrepeso en los niños hay muchas probabilidades de que sean adultos con sobrepeso y obesidad. Si estamos en un mundo donde supuestamente están mejorando las condiciones socioeconómicas, y la morbi mortalidad va mejorando, hoy se habla de que estos chicos obesos en un futuro van a vivir menos que sus padres", dice Gotthelf.

Sin embargo, la presencia del SM no está directamente relacionado con la pobreza o la riqueza de la población. "Desde el bajo nivel socioeconómico quizá no accedés a alimentos más caros, como las proteínas de las carnes, o las vitaminas y minerales de las frutas y verduras. Pero en los niveles más altos, la gente está accediendo, sobre todo en las zonas urbanas, a los alimentos ultraprocesados, que son comidas rápidas, nada de elaboración casera, jugos, alimentos elaborados que son más caros y que se consumen más en los niveles socioeconómicos medios y altos", explica Rivas.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur