Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Viernes 22 de septiembre de 2017

La nueva etapa del Plan Belgrano

Sección
Integración
Fecha
28 de agosto de 2017

Alberto Medina Mendez *

La llegada de un funcionario local a un espacio gubernamental tan trascendente, considerado como un lugar estratégico, puede ser analizada desde diferentes ópticas. Los más optimistas muestran su enorme entusiasmo, pero los más escépticos recuerdan el recorrido reciente de este proyecto.

Nadie sabe a ciencia cierta qué significa realmente conducir los destinos de este plan emblemático, que apareció en la campaña presidencial y luego fue tomando alguna forma a medida que se conocieron los sucesivos anuncios.

Ya han pasado casi dos años desde aquella compulsa electoral, esa en la que los candidatos a Presidente tomaban nota de las enormes falencias del Norte argentino y todos prometían un ambicioso programa de inversiones.

El diagnóstico aparecía entonces con total unanimidad. La política nacional había tomado nota de lo que estaba ocurriendo en esta parte del país y se proponía darle un lugar en la agenda, cosa que nunca antes había ocurrido.

El resultado electoral de 2015 permitió dar el primer paso. Fue entonces cuando esa propuesta electoral se convirtió en la creación de este audaz plan destinado a resolver múltiples problemas de diferentes provincias.

Tanta expectativa generó que muchas provincias que no habían sido incluidas en esa grilla pedían ser parte mientras las que ya estaban, solicitaban la incorporación de otros aspectos a ese gran diseño original.

Se sucederían luego infinidad de reuniones, grandes encuentros y potentes discursos cuyo denominador común recordaba la inmensa cantidad de dinero que se volcaría en estas jurisdicciones durante la próxima década.

Se ha dicho mucho al respecto. Algunas razonables y verosímiles, mientras otras se parecen más un delirio que a algo realizable. Aún hoy se suman ideas al bosquejo original. Eso demuestra que el proceso no ha concluido.

La designación de un nuevo funcionario ha generado gran impacto en la región, despertando renovadas esperanzas en ciertos sectores. Nadie sabe realmente si se cumplirán o no se debe esperar demasiado de esta etapa.

La salida del tucumano y el ingreso del correntino han dado paso a todo tipo de conjeturas. Los analistas políticos, el empresariado y los medios de comunicación hacen todo tipo de especulaciones al respecto.

Algunos piensan que se viene un gran cambio. Dicen que la elección de octubre y la renovación de ciertas caras permitirán al gobierno nacional darle otro impulso a este vital proyecto.

Otros sostienen que todo seguirá igual y que será más de lo mismo. Entienden que sólo se trata de un movimiento de piezas que resuelve cuestiones políticas vinculadas a los equilibrios de la alianza gobernante.

Habrá que decir que hasta ahora, este “mega” proyecto gubernamental ha sido más descriptivo y conceptual que visible, más retórico que fáctico y, por momentos, ha sido casi exclusivamente enunciativo.

Por ahora las obras llegan a cuentagotas. Los planes de inversión son progresivos y excesivamente lentos. En algunos casos ni siquiera se han iniciado las instancias de evaluación técnica y viabilidad operativa.

Se agota el tiempo de las intrigas. El nuevo funcionario arranca ahora su tarea y el misterio se develará muy pronto. En pocas semanas más la sociedad de la región sabrá si se trata sólo de un cambio de mando o de una verdadera decisión política de imprimirle otra velocidad a este anhelo.

En el acto formal de asunción del flamante responsable se ha hablado de establecer una “hoja de ruta” con los diez gobernadores de la región. Suena interesante, pero también extemporáneo. El plan Belgrano no nació ayer.

Si se toman como referencias algunas declaraciones de los funcionarios, parece ser que no se ha avanzado lo suficiente y que habrá que esperar que esa agenda común se diseñe, lo que seguramente demandará más tiempo.

Sería penoso llegar a la conclusión de que han trascurrido casi dos años en vano. No obstante eso, reconocer que se ha dilapidado tiempo podría ser un gesto de honestidad que brindaría un nuevo crédito a este sueño regional.

Más allá de todas las elucubraciones posibles, propias de la ausencia de información oficial, los nuevos funcionarios saben que la vara esta alta, que la comunidad de la región, especialmente la del Nordeste argentino, espera mucho de ellos. Tal vez más de lo que realmente esté a su alcance.

Serán ellos, y no otros, los que pronto, tendrán que explicitar con enorme claridad un detalle de las obras con sus respectivos plazos, montos involucrados y reales fechas límites, modalidades y también prioridades. Va siendo tiempo de que el Plan Belgrano deje de ser meramente discursivo y pase a una fase de mayores precisiones. La sociedad no merece este manoseo informativo del que ha sido objeto durante los dos últimos años.

Es muy saludable que los nuevos funcionarios empiecen con el pie derecho este nuevo ciclo y abandonen la dinámica de los que quedaron atrás. Tienen una oportunidad en sus manos. Depende de ellos no desaprovecharla.

* amedinamendez@gmail.com

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur